sábado, 8 de agosto de 2015

Mantenedora de las doncellas de Simancas 2015

Con Paula, Lucía, Marta, Mar, Silvia, Eider y Alaia, doncellas de Simancas 2015.

Me hace mucha ilusión contaros que el jueves estuve en Simancas en uno de los días más importantes del año, el Requerimiento de las Doncellas. Simancas tiene en su memoria una leyenda que cuenta como siete doncellas, para evitar ser entregadas como tributo a un rey moro, se cortaron las manos y afearon su belleza. Todos los años se celebra la valentía de estas mujeres que hicieron reaccionar a su reino ante la injusticia de dicho tributo. Y por ello, nombran a siete mujeres del pueblo doncellas de Simancas y además eligen a una persona para que sea la mantenedora de la leyenda, y este año me eligieron a mí. 

Aún a pesar de los nervios y de la gran responsabilidad, fue para mi un orgullo y un honor formar parte este año de tal acontecimiento y poder redactar un discurso que leí ante todo el auditorio de Simancas. Un discurso que centré en la importancia de ser diferentes y de creer en nosotros mismos. Podéis leer el discurso completo pinchando aquí. Quiero agradecer a Ana y a Alberto, el confiar en mí para un acontecimiento de tal importancia.

No voy a enrollarme más porque en el blog suelo centrarme en hablar de moda, así que os contaré que me resultó complicado elegir qué ponerme, ya que era un evento de mañana y tenía que ir arreglada pero sin caer en un estilismo de boda. Al final, encontré este vestido en la preciosa tienda de mi amigo Jairo Barthé (Las Francesas, Valladolid), y creo que no pudo resultar más perfecto para la ocasión. Es un vestido de líneas puras con inspiración en los diseños de Balenciaga. Para que contrastase con el precioso color del vestido, elegí unos tacones en color coral con un tacón gordito para poder andar por las calles sin torcerme los tobillos. 









Fotografía: Terele Muinelo para Caperu & Co.