lunes, 29 de diciembre de 2014

Serendipity


 Cuando preguntas a alguien cuál es su película favorita, normalmente te suelen contestar con un peliculón tremendo, así que es normal que siempre se sorprendan cuando digo que mi película favorita es una comedia romántica. Por supuesto que tengo grandes películas en mi lista, pero con 'Serendipity' tuve un flechazo por el mensaje que transmite.

Hay veces, muchas veces, que nos ocurren cosas que no sabemos por qué suceden, incluso somos capaces de dar vueltas y vueltas a nuestra cabeza con el fin de encontrar una razón, cuando simplemente la razón es que si ha pasado, es que tenía que pasar por algo.

- ¿Cómo descubriste esto?
- Me llamo la atención el nombre. Serendipity. Es un nombre curioso.
- ¿Sí? ¿Por qué?
- Porque creo que suena mejor de lo que significa. Accidente afortunado. Aunque no creo en los accidentes, el destino está detrás de todo.
- ¿Seguro? Detrás de todo... Todo está predestinado, entonces ¿no podemos elegir?
- No...cada uno toma sus propias decisiones, pero creo que el destino envía señales y depende de cómo las interpretemos seremos felices o no.

No sé si creo en el destino, pero si que creo en las señales. Hay veces que son detalles tontos, como cuando entras en una tienda y sabes que si compras eso que tienes en la mano vas a acertar seguro con la persona que tienes en mente. Otras veces son más complicadas de interpretar, o muchas veces no las entendemos hasta pasado un tiempo. Si te paras a pensarlo todo ocurre por algo, o ¿no os ha pasado que de repente todas las piezas del puzzle encajan, que tenéis la sensación de que eso tenía que suceder?

Para sobrevivir hay que ser un poco racional pero para vivir de verdad hay que sentir. Hay que ser intuitivo y no tirar a lo fácil porque el cuerpo y la cabeza son vagos por naturaleza, y si les hacemos más caso que al corazón siempre viviremos por encima, iremos de puntillas sin arriesgarnos a poder ser felices.








Fotografía: Caperu & Co.