miércoles, 16 de abril de 2014

La mantilla, un complemento típicamente español


Puede resultar un tanto extraño titular un post 'La mantilla, un complemento típicamente español' y poner como primera fotografía a Sarah Jessica Parker, la mujer más neoyorkina que uno pueda tener en mente, con mantilla y peineta. No obstante, me parece que es la mejor representación de que en España tenemos costumbres castizas muy bonitas y, que no sólo importamos moda, sino que también somos capaces de exportarla.



Historia de la mantilla

La mantilla nació como evolución de los mantos y velos que utilizaban las mujeres del pueblo para protegerse del frío. Al principio en su confección se utilizaban tejidos muy comunes como el paño, pero la mantilla de encaje tal y como la conocemos ahora, empezó a colarse en el guardarropa de las mujeres de clase alta en el siglo XVII, como se puede apreciar en algún retrato femenino de Velázquez. Aunque la época dorada de la mantilla fue el siglo XIX, durante el Romanticismo, gracias a dos figuras femeninas: la reina Isabel II de España y la emperatriz Eugenia de Montijo.


Isabel II fue la responsable de la popularización de la mantilla en España. Dado el gusto de la reina por los complementos, empezó a utilizar la mantilla para acudir a algunos actos sociales y las damas de su corte no tardaron en imitar su ejemplo, extendiéndose el uso de este complemento por todo el país.


Eugenia de Montijo, la it-girl del siglo XIX como bien dice Rafael Muñoz, fue la responsable de exportar la mantilla a Europa en su papel de emperatriz de Francia. Eugenia de Montijo era considerada como una de las mujeres más bellas de Europa y cada aparición pública que hacía era estudiada con detalle por las ya existentes revistas de moda, como bien nos cuentan en el blog Noble y Real

El importante papel de la emperatriz de Francia en la Historia de la Moda daría para hablar durante días, pero hoy sólo vamos a destacar el uso que ella hacía de la mantilla, un complemento de su país de origen, en numerosas apariciones públicas. En concreto, utilizaba una mantilla de encaje de Chantilly que se conserva actualmente en el Museo del Romanticismo de Madrid.



La mantilla en Semana Santa

Julia Delibes

La mantilla cayó en desuso en España a la muerte de Isabel II y empezó a ser sustituida por el sombrero. No obstante, este complemento típicamente español, se ha mantenido en fechas señaladas como las bodas, algunas corridas de toros, ciertos trajes regionales y la Semana Santa.

Durante la Semana Santa, podemos ver a las manolas vestidas con mantilla en las procesiones. Una costumbre que viene por la prohibición que existía antaño de que las mujeres pudiesen procesionar vestidas de cofrades. En la actualidad, la mujer puede elegir si vestir con hábito de cofrade o de manola, y si eligen la segunda opción, en muchos casos además de la emoción que supone para un creyente vivir la Semana Santa desde dentro, se le suma que las mantillas, los broches y las peinetas que llevan pueden pertenecer a sus madres, abuelas o bisabuelas. Estos complementos van pasando de generación en generación y mantienen viva una tradición.


Carmen Delibes

Protocolo para vestir de manola en Semana Santa:

1. Llevar vestido o falda en negro con largura a la rodilla (aunque también se ven algunas manolas vestidas de largo) y manga larga o manga francesa.

2. Medias negras transparentes.

3. Zapatos negros de tacón medio .

4. Si hace frío, se puede llevar un abrigo tres cuartos negro.

5. En Semana Santa, se llevará mantilla negra todos los días al igual que los guantes, excepto el Domingo de Resurreción que se podrá optar por la mantilla y los guantes blancos.

6. El maquillaje deberá ser suave. Podemos optar por resaltar un poco más los ojos y dejar los labios en tonos nude.

7. Si optamos por llevar alguna joya, los pendientes deberán ser perlas y si el vestido tiene un escote cerrado podemos llevar un sencillo collar de perlas.


De este tema hablamos ayer en el magazine de las tarde 'Vamos a ver' de Televisión Castilla y León:






Fotografía: Caperu & Co.